Blefaroplastia

Quitar ojeras

Información y tratamiento de ojeras, párpados caídos y bolsas en los ojos

La blefaroplastia es una cirugía de párpados cuyo objetivo es la reparación de los párpados caídos, eliminando el exceso de piel, músculo y grasa. A medida que envejecemos, los párpados se estiran y los músculos que los soportan se debilitan. Como resultado, el exceso de grasa puede acumularse por encima y por debajo de los párpados, haciendo que las cejas y los párpados superiores parezcan caídos y se formen bolsas debajo de los ojos. Además de hacer que la persona afectada parezca más vieja, la flacidez severa de la piel alrededor de los ojos puede afectar a la visión periférica o lateral. La blefaroplastia puede reducir o eliminar los problemas de visión.

Imágen de blefaroplastia

La blefaroplastia se realiza generalmente de forma ambulatoria. Para ayudarte a decidir si la blefaroplastia es adecuada para ti, debes saber lo que realmente puedes esperar y tener tiempo para explorar los beneficios y los riesgos de la blefaroplastia.

Podrías considerar la blefaroplastia si tuvieras los párpados caídos o tuvieras una flacidez muy desarrollada para mantener los ojos abiertos completamente o levantar el párpado inferior hacia abajo. Al quitar el exceso de tejido de los párpados superiores, los párpados inferiores o ambos, puede mejorar tu visión y hacer que tus ojos parezcan más jóvenes y más despiertos. La blefaroplastia puede ser una opción ideal para ti si tienes:

  • Los párpados superiores hinchados o caídos
  • Exceso de piel en el párpado superior que interfiere con tu visión
  • Los párpados inferiores caídos, que ocultan tu iris (parte coloreada del ojo)

  • Exceso de piel en los párpados inferiores
  • Bolsas bajo los ojos

La blefaroplastia se puede realizar al mismo tiempo que otro procedimiento, como puede ser la cirugía de levantamiento de cejas, estiramiento facial o rejuvenecimiento de la piel. Si te quieres someter a la cirugía sólo para mejorar tu apariencia, el coste probablemente no estará cubierto por el seguro.

Al igual que con cualquier cirugía, la blefaroplastia conlleva algunos riesgos, como infección o reacción a la anestesia. Otros posibles riesgos específicos de esta cirugía incluyen:

  • Adormecimiento temporal de la piel del párpado.
  • Ojos secos e irritados.
  • Cambios temporales de visión, tales como visión doble.
  • Deterioro de la función del párpado.
  • Cicatrización.
  • Lesiones en los músculos del ojo.
  • Un pequeño riesgo de ceguera debido a hemorragias detrás del ojo.

Habla con tu médico acerca de cómo estos riesgos se pueden aplicar a tu caso específico. La comprensión de lo que involucra la blefaroplastia y sopesar los beneficios y riesgos de la misma, te puede ayudar a decidir si este procedimiento es una buena opción.

Antes de programar una blefaroplastia necesitas tratar con un cirujano plástico si tienes probabilidades de que el procedimiento sea adecuado para ti. En la reunión con el cirujano, generalmente saldrán los siguientes temas:

  • Tu historial médico.
  • Un examen físico.
  • Una discusión de tus expectativas.

Antes de someterte a la blefaroplastia, se te pedirá que:

  • Dejes de tomar aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin), naproxeno (Aleve) y cualquier otro medicamento o suplemento herbario asociado con un incremento de sangrado. Es mejor no utilizar estos medicamentos y suplementos durante las dos semanas previas y las dos semanas después de la cirugía. Toma sólo los medicamentos aprobados o prescritos por tu cirujano.
  • Deja de fumar. Fumar puede afectar a tu capacidad para sanar después de la cirugía.

La blefaroplastia se realiza generalmente de forma ambulatoria después de administrar anestesia local. El cirujano inyecta medicamentos para adormecer tus párpados por vía intravenosa. Esto puede hacer que sientas mareos.

Si te vas a someter a una cirugía los párpados superior e inferior, debes saber que el cirujano trabajará en primer lugar con los párpados superiores. El cirujano hace una incisión en el pliegue natural del párpado superior. A continuación, retira el exceso de piel, un poco de músculo y la grasa debajo de la piel. La incisión se cierra con puntos diminutos que dejan una cicatriz casi invisible. A veces, se utiliza una cinta quirúrgica o unos adhesivos cutáneos en lugar de puntos.

La incisión en el párpado inferior se hace justo debajo de las pestañas en el pliegue natural del ojo o dentro del párpado inferior. El cirujano extirpa o redistribuye el exceso de grasa, músculo y piel flácida. Dependiendo de la ubicación de las incisiones iniciales que se hacen, los puntos pueden seguir pliegue natural del párpado inferior o pueden colocarse dentro del párpado inferior.

Si el párpado se inclina cerca de tu pupila, la blefaroplastia se realiza en conjunción con otros procedimientos para hacer frente a ese problema, el procedimiento se llama ptosis.

La blefaroplastia generalmente dura menos de dos horas, dependiendo de la cantidad y la ubicación del tejido que se está siendo eliminado. Después de la operación debes pasar un tiempo en una sala de recuperación, donde se controlan las complicaciones. Ese mismo día ya puedes volver a casa y seguir con tu recuperación.

Después de la blefaroplastia te deberás aplicar un ungüento lubricante sobre los ojos para protegerlos y evitar la sequedad. El ungüento puede causar visión borrosa temporal. También puedes experimentar lagrimeo excesivo, sensibilidad a la luz y visión doble justo después de la cirugía. Las incisiones son de color rojo y visible a simple vista y los párpados pueden estar hinchados y puedes notarlos adormecidos durante varios días. La hinchazón y los moretones probablemente pueden durar una semana o más. Las bolsas de hielo o compresas frías aplicadas sobre los ojos pueden ayudar a reducir la hinchazón.

El dolor suele ser mínimo. El médico puede recetarte algún calmante para el dolor, como el acetaminofeno (Tylenol).

Si se utilizaron suturas en el procedimiento, deberán ser retiradas a los tres o cuatro días.

Las cicatrices de las incisiones pueden tardar seis meses o más en desaparecer. Ten cuidado de proteger la delicada piel de los párpados por la exposición excesiva al sol durante este tiempo.

Precio de la blefaroplastia

Si te quieres someter a una blefaroplastia ten en cuenta que los costes incluyen los honorarios del cirujano que pueden ser unos 2.400 €, el coste de la sala de operaciones que pueden ser unos 300 € y los honorarios del anestesista que pueden oscilar en unos 1000 €.

Debes eligir un cirujano basándote en sus habilidades, reputación, experiencia y formación y no sólo en el precio de sus servicios.

Valoración: 4.2/5 (6 valoraciones)

Artículos relacionados con Blefaroplastia